viernes, 28 de septiembre de 2012

EL ATARDECER DE MI VIVIR


Cuando el atardecer de mi vivir esté próximo,
y el cristal de tu mirar se derrita en mis ojos.

Cuando mi cuerpo inerte se pierda tras el horizonte,
y mis labios expiren en los tuyos.
No apagues con tu ira la luz del infinito.

Que una lágrima no robe la ternura de un beso,
ni cubra con su llanto el calor de tu cuerpo.


El 31 de octubre de 2000 escribí esta poesía , la escribí para mí...quería que al morir la pusieran en mi esquela, y así se lo hice saber a mi hijo. No quiero que nadie sufra y se apague por mi...la vida es un don que debe continuar.

Pero el pasado 26 de agosto perdí a mi cuñada y a mi mejor amiga Kati.
 El cáncer nos unió aun más, y su perdida  me afectó, pero ella también deseaba lo mismo que yo...que nadie apague su vida cuando se pierde a un Ser querido, por esa razón hablé en su nombre, y en su funeral  difundí su mensaje leyendo esta poesía, y esperando dar un mensaje de fuerza a todas las personas que la querían. El cáncer cambia la vida de las personas, nos hace más humanos, nos hace ser más fuertes y nos hace vivir el día a día, como si fuera el último de nuestra vida, esa vida que ahora vemos de forma distinta , porque miramos  con ojos de esperanza y palabras de gratitud .
A partir de ese día  pensé que tenía que expresar mis sentimientos...y compartirlos con el resto del mundo!!
Y si  por casualidad, algunas de las palabras que escribo...tan sólo una, logra tocar sólo una fibra de vuestro corazón, me sentiré orgullosa de compartir con vosotros mis sentimientos.